Maradona, como Perón, también tendrá su regreso

Con su próxima partida a Dubai, donde estaría un par de años, muchos estarán tentados a pensar que el “problema Maradona” se resolverá. Al estar ocupado, ya no sería un candidato natural a ser el entrenador de los equipos grandes que tengan falta de uno (Boca, San Lorenzo). Al estar lejos, sus críticas contra la AFA y la Selección se oirían menos. Creo que quienes piensen así se equivocan.

En 1955, el golpe de estado de la “Revolución Libertadora” quitó de su cargo de Presidente a Juan Domingo Perón. A partir de ahí, durante casi 20 años, los militares argentinos llevaron a cabo una política que consistía en hacer de cuenta que Perón no existía. El partido peronista fue proscrito y sin su participación hubo elecciones en 1958 y 1966. Sin embargo, la realidad era que Perón estaba vivo en España, y el paso de los años no reducía la inestabilidad política que generaba su sombra a pesar de tenerlo a 12.000 kms de distancia. El conflicto se resolvió en 1973, con el regreso de Perón y las elecciones que lo convirtieron por tercera vez en Presidente de la Argentina. La sensación era que esa elección permitiría concluir un ciclo que la “Revolución Libertadora” había cerrado en falso.

Maradona fue llamado como técnico de la Selección como solución a una crisis de juego. Aunque con  sufrimiento (como en el ’85) y con errores de planificación (1-6 en el partido con Bolivia), el objetivo de de la clasificación al mundial se cumplió. Cuando, sobre esa base, muchos esperaban un “papelón” del equipo nacional en Sudáfrica, los datos objetivos dicen que la Selección Argentina hizo el mejor mundial desde 1990 y el 5º mejor de su historia. Maradona, para quien el Mundial de 2010 fue el primer torneo completo que lo tenía como director técnico de un equipo, consiguió mejores resultados que Bielsa, Passarella, Basile y Pekerman.

La particular forma de decidir de la AFA hizo que los mismos dirigentes que mantuvieron en su puesto a Bielsa tras la vergonzosa participación en el mundial de 2002, echaran a Maradona a pesar de los buenos resultados conseguidos. La gestión de Maradona al frente de la Selección fue la más corta de  todos los técnicos que tuvo el equipo albiceleste.

Creo que es una obviedad que, como la segunda presidencia de Perón, la tarea de Maradona como seleccionador nacional fue cerrada en falso. Se trata de un ciclo inconcluso. Aunque lo razonable hubiese sido dejarlo continuar al menos hasta la Copa América de este año, la AFA prefirió poner la Selección en manos del dócil Batista.

La AFA, como los militares en los años ’50 y ’60, viene actuando como si Maradona no existiera. Habría cerrado las puertas de clubes locales interesados en contratarlo, se margina a los futbolistas más “maradonistas” (Agüero, Tévez). Pero la realidad es que Maradona no sólo existe, sino que su titánica estatura en la historia del fútbol argentino y mundial proyecta una sombra que no puede ser ignorada.

Los resultados en la Copa América podrán ser buenos o malos, las eliminatorias para el próximo mundial podrán comenzar mejor o peor, e incluso Batista podría ser reemplazado prematuramente por otro. Nada de eso eliminará la impresión de que Maradona tiene una tarea inconclusa al frente de la Selección. Como ocurrió con Perón, ese conflicto sólo se resolverá, tarde o temprano, con el regreso de Maradona al cargo del cual no debió ser apartado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: