Sin suerte no hay campeón (lecciones tras la goleada a España)

La conclusión obvia tras la goleada por 4 a 1 a España es que, “con solo quitar a Maradona”, la Selección Argentina ya funciona. Aunque obvia, creo que la conclusión es equivocada.

En primer lugar, el equipo que salió a la cancha era el prácticamente igual al que jugó contra Alemania en el Mundial: 7 de 11 jugadores eran los mismos. Contra España participaron jugadores de quienes se decía que jugaban porque “eran de la camarilla de Maradona”: Heinze, Demichelis y Samuel (en el banco de suplentes). También estuvo en el banco Bolatti, apuesta personal de Maradona que, por tanto, era de los que “no podía estar”.

La diferencias fueron:

Gabriel Milito (no pudo ser considerado para jugar el Mundial porque se recuperaba de una lesión y aún no estaba al 100%) jugó en lugar el Burdisso (que estaba en el banco de suplentes);

Zanetti ocupó el lugar de Otamendi (aunque no resultó determinante, yo hubiese preferido que eso también fuese así en el Mundial)

Banega y Cambiasso, dos volantes de corte defensivo, ocuparon las plazas de Maxi Rodríguez y Di María, ambos con vocación más ofensiva (éste último también jugó contra España).

El planteo táctico, por tanto, era muy similar. El supuesto cambio de posición de Messi es un “cuento chino”: tanto contra Alemania como en el partido frente al equipo español, Messi fue hombre de toda la cancha, con libertad de movimientos. La presencia de Banega y Cambiasso fue un matiz defensivo que apuntaba en la misma dirección que la idea de Maradona contra Alemania: “matar” a contraataque. Aunque muchos no quieran verlo, las estadísticas oficiales de la FIFA muestran que en el partido contra Alemania en el Mundial, Argentina dominó la tenencia del balón en el medio del campo.

Ocurre que en el fútbol las opiniones son posteriores a los resultados. El mismo esquema, mientras conseguía victorias, era llamado “audaz” y “atrevido”. Tras la eliminación del Mundial, pasó a ser “desbalanceado”, “desequilibrado”, “inadecuado para aprovechar el potencial de los jugadores”. Lo mismo ocurre ahora: el matiz defensivo introducido por Batista, al ser coronado con un triunfo, es calificado de “acertado”, “logró tener la pelota” y “orden táctico que no había antes”. De haber perdido, se lo llamaría “mezquino”, “falto de ambición”, “timorato”.

Si los jugadores fueron casi los mismos y el esquema táctico se diferenció en apenas un matiz, ¿cómo se explica que el equipo pasara de perder 4 a 0 frente a Alemania a ganarle 4 a 1 a la España Campeona del Mundo?. La respuesta es extrafutbolística: la suerte que faltó el 3 de julio en Sudáfrica, nos acompañó el 7 de septiembre en Buenos Aires. Esto es lo que muestran las estadísticas de ambos partidos.

Como puede verse en la tabla adjunta, elaborada con datos de la FIFA, en el Mundial, Argentina pateó más veces al arco y creó más ocasiones de gol que Alemania (lógica consecuencia de haber tenido más la pelota en el medio del campo). Lo opuesto sucedió contra España: con apenas 8 tiros al arco, se consiguieron 4 goles, mientras que el combinado español, tras 19 tiros (3 de ellos en el poste) sólo logró 1 tanto.

La influencia de la suerte también puede verse en el gol de Tévez, ya que de jugarse el partido cien veces más, es seguro que Reina no volvería a resbalarse. El gol tempranero sufrido contra Alemania (a los 3 minutos), en el partido frente a España fue a favor (minuto 10).

Quien se sienta feliz de ese modo, puede aprovechar para cargar contra Maradona. Quien, en cambio, quiera atenerse a la verdad, sepa que sea quien fuere el técnico de la Selección, sin una cuota de suerte es imposible salir Campeón.

Anuncios

One Response to Sin suerte no hay campeón (lecciones tras la goleada a España)

  1. Ariel dice:

    Coincido. Tuvimos mala suerte con Alemania, el partido no fue que nos pasearon, pero tuvieron suerte en meter los goles.

    Con España, también aplica lo contrario. No fue que los tuvimos los 90 min en un arco y sólo metimos 4 goles. Fue parejo, pero Argentina metió los goles y finalmente, a Messi le salió una genialidad.

    La conclusión, tenemos un muy buen equipo. Sólo necesitamos un poco de suerte para meterla. Esperemos se nos dé en la Copa América! No soportaría perder una 3era final consecutiva contra Brasil!

    Un abrazo,

    AG

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: