Maradona y Raúl, unidos por la ingratitud

El lunes, Raúl se despidió del Real Madrid. Máximo goleador en la historia de ese club, máximo anotador también hasta el momento con la Selección de España, ganador de tres Copas de Europa (tantas como el Barcelona en toda su historia), de cinco Ligas y de muchas cosas más, Raúl, el “gran capitán”, se fue ante la casi indiferencia del madridismo.

El puñado de hinchas que estaban en las gradas del Santiago Bernabéu conforman, casi con seguridad, la menor asistencia de público a un acto o partido protagonizado por Raúl. Lejos de colocarse su camiseta en un lugar de honor, ya se sabe quién portará su emblemático “7” (“a Rey muerto, Rey puesto”). Una despedida indigna.

Ayer, Maradona dejó de ser el entrenador de la Selección de Argentina. A pesar de haber comenzado su gestión en una situación de emergencia (¡lo que habrían dicho de él si no hubiese aceptado!) y de haber dirigido la Selección en apenas 20 partidos antes del Mundial, Maradona consiguió los mejores resultados en ese torneo desde 1990. En todo su ciclo, se consiguió el 72% de los puntos en juego, con una media de 2 goles a favor por partido. Una marcha injustificada.

En el caso de Raúl, se querrá justificar la gris despedida diciendo cosas tales como “es que fue un lunes”, “la hora no era buena” o “hay mucha gente de vacaciones”. Cristiano Ronaldo fue presentado también un lunes de verano y el Bernabéu se llenó con 80.000 almas.

En el caso de Maradona, quienes celebran este alejamiento oscuro dirán que es lo que “se lo merece por su grosería”, por su “prepotencia”, y las cantinelas a las que nos tienen acostumbrados los fóbicos antimaradonistas. Tampoco es verdad: las buenas formas de Raúl no le garantizaron el reconocimiento de su gente.

El punto común de ambos casos es la ingratitud. Todos estaban durante la “fiesta” (sean los triunfos en la Champions League, sean los partidos ganados en el Mundial por la Selección). Muy pocos respetan ahora el pasado común, la magnitud histórica de ambos personajes, las alegrías y tristezas compartidas. Demasiados parecen alegrarse por ambas despedidas (“está acabado”, dicen de Raúl; “que se vaya, no sabe nada de fútbol”, se animan a decir con insolencia acerca de Maradona).

Aunque una gota en el océano, que este humilde blog sea el grito más fuerte en el sentido contrario. Gracias Raúl. Gracias Maradona.


Anuncios

One Response to Maradona y Raúl, unidos por la ingratitud

  1. Bananerin dice:

    Es una verguenza que tan solo oses hacer una comparacion (en lo que sea), entre el mejor de la historia (Maradona) y un paquete que su jugada mas conocida es la del pollo sin cabeza (Baul)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: