Maradona, el “Andy” de los argentinos

Vi la película “Toy Story 3”. En pocas palabras, la película trata de un muchacho a punto de entrar a la universidad, lo que supone irse a otra ciudad y dejar su habitación, en la casa de sus padres, vacía. Una de las cosas con las que tiene que decidir qué hacer (tirarlas, donarlas, etc.) son sus juguetes, con los que hace ya años no juega.

La cuestión es que, por error, los juguetes llegan “donados” a una guardería. En eso, uno de ellos, Woody, el cowboy, les dice a los demás juguetes: “tenemos que volver, Andy es nuestro dueño”. Pero los otros le responden: “no, para qué, acá hay muchos niños que van a jugar con nosotros; además, Andy ya no juega con nosotros, ¿para qué volver?”. Sorprendido, Woody les recrimina: “¿Cómo pueden ser tan egoístas? Con todo lo que pasamos juntos”.

No pude evitar pensar de inmediato en un paralelismo entre la actitud de los juguetes para con Andy y la de demasiados argentinos respecto de Maradona. Lo que hoy se escucha es “Maradona ya no juega, ¿para qué lo queremos?”.

Maradona, como cualquier otro, puede y debe ser criticado, pues es una forma de ayudarlo a mejorar. Tampoco ofenden quienes lealmente piden su alejamiento de la conducción del equipo argentino. Lo que no puedo comprender son los comentarios que van mucho más allá, afirmando cosas tales como “Maradona no sabe nada de fútbol” o “es un desequilibrado que requiere atención médica”. Eso no es criticar, sino herir, insultar. Lo notable de la última ola de ataques es que se produce tras el Mundial de Sudáfrica, donde la Selección Argentina realizó la mejor tarea desde 1990, a pesar, incluso, del horrible final que significó el partido con Alemania.

Si, por ejemplo, Bochini fuera el director técnico de Independiente, Houseman el de Huracán o Beto Alonso el de River, e hicieran una campaña pésima, (quiero creer que) no recibirían, lógicamente, los ataques despiadados que hoy se dirigen contra Maradona. Un pasado común de alegrías y tristezas impediría a los hinchas de esos equipos el ataque soez, la falta de memoria y respeto. No obstante, esto es lo que está ocurriendo con Maradona, que ha sido el mayor generador de alegrías colectivas de la Historia Argentina.

Mientras intento comprender el motivo de ese rencor injustificado, hago mía la pregunta de Woody: ¿Cómo pueden ser tan egoístas? Con todo lo que pasamos juntos …


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: