Por qué Maradona debería seguir al frente de la Selección

En 2006, la Selección de Argentina terminó su participación en el Mundial de Alemania sin derrotas. El objetivo principal de obtener el título del mundo no se consiguió. Sin embargo, en términos de porcentaje de puntos en juego conseguidos, la actuación del equipo conducido por José Pekerman significó un progreso en comparación con la tarea de los equipos nacionales durante los tres mundiales anteriores.

Lo realizado por Pekerman estuvo lejos de ser un fracaso. Aún así, no continuó como Director Técnico de la Selección. Se creyó mejor colocar en su lugar a Alfio Basile, que venía de ganar todos los títulos posibles con Boca Juniors. Los acontecimientos posteriores, con la dimisión de Basile en medio de las eliminatorias para el Mundial 2010, mostraron que la decisión de haber apartado a Pekerman fue un error.

Contra todo pronóstico, la Selección dirigida por Maradona realizó en Sudáfrica una tarea aún mejor que la de Pekerman en Alemania, obteniendo el 80% de los puntos en juego. Además, fue el mejor equipo de la primera ronda, cosa que nunca antes había logrado una Selección de Argentina. A pesar del sabor amargo que nos dejó la derrota 4 a 0 frente a los germanos, es una verdad objetiva que el equipo argentino tuvo el mejor desempeño de los últimos cinco campeonatos del mundo. Una vez más, el objetivo de ser campeones no se logró, pero un juicio ponderado no podría definir la actuación como un fracaso. Si Maradona no continuara al frente de la Selección, el fútbol argentino estaría cometiendo el mismo error que cuando separó a Pekerman de su cargo.

Unos críticos dirán: “con estos jugadores se podría haber hecho más”. ¿No eran equipazos también las Selecciones de 1998 o 2002, por ejemplo? Otros afirmarán: “se equivocó con los jugadores que eligió”. ¿Quiénes son los jugadores cuya ausencia habría evitado la conquista del título? ¿Gago, Zanetti, Cambiasso, Ansaldi, Cruz, Insúa, Papa, Carrizo, Lavezzi, Angeleri, Ibagaza, Dátolo, Aimar, Saviola? No faltarán quienes basen su deseo de alejamiento recordando el mal juego durante las eliminatorias. ¿Evitó la clasificación agónica en 1986 la obtención del título? ¿Sirvió de algo una clasificación soberbia en la etapa de Bilesa? Finalmente, los más severos sentenciarán: “Maradona ya tuvo su oportunidad, debe irse”. Difícilmente pueda hablarse de “dar” una oportunidad, cuando la llegada de Maradona en diciembre de 2008 fue más bien un “ruego” en medio de una crisis.

Aunque técnicos hay muchos, ¿cuál de ellos “garantizaría” el éxito? ¿Ramón Díaz, Bianchi, Ruggieri, Cagna, Astrada, Cúper, Gorosito, Russo, Simeone, Burruchaga, Cappa?. Acabamos de ver cómo un técnico laureado como Basile tuvo que irse antes de tiempo y otro sin experiencia (el propio Maradona) consiguió el mejor resultado en un Mundial desde 1990.

Por todo lo anterior, creo que lo mejor sería la continuidad de Maradona y su equipo por lo menos hasta la próxima Copa América, que se disputará en 2011 en Argentina. Para ese entonces sí habrá una perspectiva suficiente para una evaluación más equilibrada. El Mundial ha dado una experiencia a Maradona y sus colaboradores que no sería sensato desperdiciar. Tampoco favorecería a los jugadores un nuevo cambio de técnico, de mensaje y de métodos.

Como jugador, Maradona necesitó un Mundial de “transición” (el de 1982), antes de “explotar” hacia la gloria en 1986. Tal vez, como conductor de la Selección, precise un tiempo similar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: