La vuelta olímpica en 80 días (por qué creo que Argentina va a hacer un buen papel en el Mundial)

El primer partido del Mundial de Italia, en 1990, fue Argentina vs. Camerún. El resultado fue favorable, por 1 a 0, al equipo africano. Carlos Bilardo, entonces Director Técnico de la Selección celeste y blanca, dijo a sus jugadores después del encuentro: “si nos eliminan en la primera rueda, no volvemos a Argentina: tiro abajo el avión”.

La advertencia surtió efecto: aunque con sufrimiento, el equipo llegó a la final (Ruggieri, Maradona y otros jugadores de aquel grupo, entre risas, creen que Bilardo estaba realmente dispuesto a llevar a cabo una masacre con tal de evitar la vergüenza implícita en un regreso anticipado).

Ahora es Maradona el que dirige el equipo nacional. Y Carlos Bilardo es el Director General de las Selecciones Nacionales. En el caso de una hipotética derrota el 12 de junio contra Nigeria (primer partido de Argentina en el Mundial de Sudáfrica), creo que la sola presencia del dúo Maradona-Bilardo haría innecesario repetir una advertencia similar. Los jugadores sabrían que, en caso de un retorno “antes de tiempo”, nadie esperaría a subir al avión: serían “fusilados” en el lugar mismo donde se alojen. O tal vez, con más experiencia, Bilardo sabría qué dosis de “cianuro” suministrar a cada uno.

Con ese ejemplo, obviamente exagerado, quiero rescatar el “espíritu” con el que la Selección enfrenta la cita mundialista. Espíritu apasionado que difiere del perfil presuntuosamente más “técnico” con que se acudió a los últimos mundiales (en particular el de 2002). Infundir ese espíritu era precisamente la misión para la cual Maradona fue llamado (y no para hacer innovaciones tácticas, como algunos parecen creer).

Es claro que el “espíritu” por si mismo no sirve de mucho. Para que el mismo no degenere en una conducta alocada, debe ser templado por la experiencia. En este terreno, pocos equipos pueden presumir de tanta experiencia como la de la Selección Argentina: además de Bilardo (junto con Beckenbauer, único técnico viviente que alcanzó dos veces una final mundialista) y Maradona, están “formalmente” Batista y Brown, y de modo “informal” Ruggieri, todos campeones del mundo con la Selección. También hay experiencia acumulada en los jugadores. De los que seguramente formarán parte de los 23 elegidos, son varios los que ya participaron en algún mundial anterior. Como mínimo serían Messi, Mascherano, Verón, Demichelis, Tévez, Heinze y Samuel.

El tercer punto fuerte de la Selección es, justamente, la calidad de los jugadores. Más allá de los nombrados y del caso excepcional de Messi, considerado casi por unanimidad el mejor futbolista del mundo en este momento, son indiscutibles, por ejemplo, las figuras de Higuaín, Agüero y Di María.

En síntesis: espíritu, experiencia y calidad. Esas son las tres patas en que se apoya la Selección en su aspiración al título mundial. No sé si Argentina lo ganará, porque además se necesita suerte, y eso es algo que no puede controlarse. En todo caso, a 80 días del primer partido del Mundial, sí quiero dejar mi humilde testimonio de las razones que sostienen mi convencimiento acerca del buen papel que hará la Selección en Sudáfrica.

Vení, vení, cantá conmigo, …

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: