Alegría doble

Ayer, la Selección de Argentina le ganó 1-0 a la de Alemania. No voy a “cantar victoria”. El resultado tampoco convierte a Maradona en el mejor técnico del mundo, del mismo modo que una derrota no lo hubiera transformado en el peor.

La victoria sí me trajo a la mente los comentarios que podían leerse en Internet que, hasta pocas horas antes del partido, se preguntaban “cuántos goles nos va a hacer Alemania”, seguían gritando inútilmente “andate gordo” o directamente insultaban a Maradona. Lo recordaba con cierta lástima por quienes los habían escrito porque, evidente y tristemente, la victoria no podía dejarlos felices de forma completa. No alcanzo a imaginar la extraña sensación de gritar el gol de Argentina y al mismo tiempo estar deseando que Alemania haga uno.

Para mí, y los pocos que creímos en este proyecto desde el principio, la alegría es doble. Por la victoria y por tener la satisfacción de haber estado del lado correcto: del lado de la Selección. Ojalá lo de ayer sirva para hacer recapacitar a los que, por ingratitud, desmemoria, fanatismo, fobia, por dejarse llevar por los rencores de algunos periodistas o por lo que sea, miraban el partido deseando, en el fondo, que perdiera Argentina para insultar un poco más a Maradona. El Mundial está a la vuelta de la esquina. Todavía están a tiempo de cambiar.


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: